Logo800

Las negociaciones sobre un acuerdo de rehenes entre Israel y Hamás se detuvieron en medio de los combates en Rafah

Facebook
Twitter
WhatsApp
LinkedIn
Telegram
Email
Imprimir

Las conversaciones para un acuerdo sobre rehenes y un alto el fuego entre Israel y Hamás se han detenido, en parte debido a los combates en curso en Rafah, según dos personas familiarizadas con las negociaciones.

Hamás todavía está dispuesto a negociar un acuerdo, pero en gran medida se ha apartado de la mesa debido a la operación de Israel en la ciudad, dijeron las personas. A ambos se les concedió el anonimato para hablar libremente sobre las conversaciones.

Las personas subrayaron que esto no significa que las negociaciones hayan fracasado por completo. Hamás ha dicho a Doha que está dispuesto a seguir negociando. Estados Unidos tiene gente en la región para participar en futuras conversaciones, pero todos los que estuvieron involucrados en las negociaciones en los últimos días se han ido, dijeron.

El director de la CIA, Bill Burns, regresaba a Washington el jueves después de días de intentar negociar con funcionarios de Egipto, Israel y Qatar para sellar un acuerdo que instituiría un alto el fuego temporal y permitiría la liberación de decenas de rehenes de Gaza, junto con con potencialmente cientos de prisioneros palestinos de Israel.

Burns siempre tuvo previsto regresar a Washington a finales de esta semana, dijo una de las personas familiarizadas con las negociaciones. Pero su salida sin un acuerdo en la mano plantea dudas sobre cómo los combates en curso en Rafah afectarán las conversaciones de los próximos días.

“Su partida no connota el fin de la actual ronda de negociaciones”, dijo el jueves a los periodistas el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, John Kirby. “Vamos a seguir comprometidos con la esperanza de poder conseguir algo”.

No está claro cuándo se reanudarán las conversaciones formales entre los principales líderes, incluido Burns, sobre todo porque los combates en el terreno en Rafah no muestran signos de desaceleración.

Los funcionarios estadounidenses habían estado presionando para llegar a un acuerdo antes de que los combates se intensificaran aún más en Rafah, lo que ahora parece poco probable.

Incluso antes de esta pausa, los negociadores habían estado luchando por conciliar propuestas contradictorias de ambas partes.

A finales de abril, Israel presentó a Hamás un nuevo acuerdo que conduciría a la liberación de 900 prisioneros palestinos, 200 más de los incluidos en una propuesta anterior. Israel también acordó permitir el flujo de habitantes de Gaza hacia la parte norte del enclave, una demanda clave de Hamás.

Ese acuerdo pedía la liberación de mujeres y niños rehenes, así como de ancianos rehenes y de aquellos que necesitan atención médica inmediata. Según el acuerdo, los rehenes serían liberados en oleadas. Hamás dijo recientemente que no tiene 40 rehenes que encajen en esa categoría, lo que indica que algunos pueden haber muerto en cautiverio.

En un evento en el Foro Económico Mundial en Riad el 29 de abril, el Secretario de Estado Antony Blinken calificó la propuesta de “extraordinariamente generosa por parte de Israel” e instó a Hamás a aceptar el acuerdo.

El lunes, Hamás anunció que había aceptado un acuerdo de alto el fuego, pero Israel dijo que los términos acordados por Hamás estaban lejos de satisfacer sus demandas y que las FDI seguirían adelante con su operación en Rafah.

La administración Biden ha presionado durante meses para que Hamás e Israel acuerden un alto el fuego de seis semanas con la esperanza de que la pausa en los combates se extienda potencialmente.

Los términos generales del acuerdo han estado sobre la mesa durante algún tiempo: que Hamas supervisaría la liberación de docenas de rehenes mientras Israel liberaba a los prisioneros palestinos. Ambas partes también acordaron permitir la entrada de ayuda adicional a Gaza.

Pero Hamás e Israel discutieron durante meses sobre la proporción de prisioneros y rehenes y sobre cuánto acceso debería tener Hamás al norte.

Los funcionarios estadounidenses habían dicho anteriormente que hasta cuatro estadounidenses seguían detenidos en Gaza. Pero los detalles sobre su estado han sido escasos. No está claro si los cuerpos de aquellos que murieron mientras estaban cautivos en Gaza serán enviados fuera del enclave como parte de la liberación de rehenes.

(POLÍTICO.COM)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio