Logo800

Ecuador decreta un estado de excepción a 36 horas del referéndum

Facebook
Twitter
WhatsApp
LinkedIn
Telegram
Email
Imprimir

FOTO: RTVE

El presidente ecuatoriano, Daniel Noboa, ha decretado este viernes el estado de excepción en todo el país ante la “grave conmoción interna y calamidad pública en todo el territorio nacional” cuando sólo faltan 36 horas para que se abran las urnas. Para este domingo está programado el referéndum y la consulta popular que preguntará a los ecuatorianos sobre trascendentales temas de seguridad y económicos.

El país andino sufre un racionamiento eléctrico severo, de entre 8 y 9 horas en Quito y Guayaquil, provocadas por la sequía que acompaña el fenómeno climatológico de El Niño. El cese fulminante de la que era ministra de Energía y Minas, Andrea Arrobo, precedió a la apertura de una investigación por sabotaje. La dirigente había asegurado hora antes que no habría cortes eléctricos. Además, Colombia ha anunciado que dejará de suministrar energía al país vecino.

Además de la crisis energética la violencia no ha dejado de golpear al país que se ha convertido en el epicentro del narcotráfico en el continente. Sicarios acabaron con la vida de dos alcaldes de la zona minera en apenas 48 horas, lo que ha elevado aún más la tensión en vísperas de la celebración de los referendos.

La imagen del cuerpo ensangrentado de Jorge Maldonado, alcalde de Portovelo, en la parte trasera de una camioneta en el traslado al hospital más cercano golpeó con dureza al país, que todavía no se había recuperado del atentado que se cobró la vida del primer edil del cantón Camilo Ponce Enríquez. El alcalde José Sánchez recibió varios disparos cuando hacía deporte cerca de su casa.

El estado de emergencia tendrá una duración inicial de 60 días. La Policía y las Fuerzas Armadas protegerán las instalaciones del sector energético, después de que el gobierno atribuyera a sabotajes eléctricos la crisis de los últimos días.

El gobierno también decretó estado de excepción primero y conflicto armado interno, después, tras el pulso que planteó el crimen organizado a principios de año. Los grandes carteles del narcotráfico mexicano, Sinaloa y Jalisco Nueva Generación, han establecido alianzas con las bandas más importantes del país, como Los Choneros, Los Lobos y Los Tiguerones.

(EL MUNDO)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio