Logo800
Últimas Noticias

Pilar Reyes, la madre que no se cansa de pedir justicia por su hija asesinada

La historia de Pilar Reyes es dolorosa. Su hija fue asesinada en 2016 por integrantes de la pandilla Wander Rap, una de las más peligrosas de Cliza, Cochabamba. Al cabecilla, Omar Alejandro Ordoñez Arias, lo condenaron en 2017 a 30 años de cárcel, pero en 2021 quedó en libertad y huyó del país.

Aquel fallo judicial le dio un giro inesperado a la vida de Pilar. Ella, junto a su hijo menor (de nueve años), migró del campo a la ciudad para resguardarse ante la posible “venganza” del feminicida prófugo y, desde entonces, no ha podido retornar a su vivienda ubicada en una comunidad del municipio de Toco. La mujer, quechua parlante, se siente desprotegida y, aunque duda de la justicia, está decidida a seguir el proceso hasta el final.

Mientras tanto, una vocal en Cochabamba enfrenta acusaciones por no brindar la protección debida a mujeres en situaciones de violencia y por prevaricato

Para empeorar las cosas, la modesta vivienda de Pilar fue brutalmente destruida en dos ocasiones.

A principios de este año, su humilde vivienda, ubicada en el barrio Alto Miraflores, fue destruida por vecinos de Ushpa Ushpa, alegando que ella tenía una deuda por inasistencia a reuniones y marchas vecinales. 

Antes, en 2022 también sufrió otro ataque similar en otra habitación donde permanecía temporalmente. 

La historia de Pilar Reyes es dolorosa, pero también está llena de fuerza y lucha. Pese a los golpes que recibió al perder a su hija, los ataques y todas las veces que tuvo que empezar de cero, siempre mantuvo su pedido de justicia. Su caso es una muestra de la debilidad del sistema judicial, pero también del poder de una madre. 

OPINIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbase a nuestra Newsletter

RTP Bolivia ® 2023

Scroll al inicio