Logo800

Juez ordena detención de “El Colla”, sindicado de ser el segundo hombre en la organización de Marset

Facebook
Twitter
WhatsApp
LinkedIn
Telegram
Email
Imprimir

rlan García, conocido como “El Colla”, supuesto narcotraficante y cómplice del uruguayo Sebastián Marset, fue enviado este sábado de manera preventiva a la cárcel cruceña de Palmasola por el lapso de 180 días por el juez Primo Flores.

Se acusa a García de fungir como proveedor de drogas y ocupar el segundo puesto en la jerarquía de la red de Marset, acusado de narcotráfico y buscado por la justicia.

El detenido es un piloto de nacionalidad boliviana que está involucrado en grandes envíos de sustancias controladas hacia otros países, señaló el ministro Eduardo Del Castillo.

“No solo era el facilitador de legitimar las ganancias de Marset, sino es testaferro, administrador de los bienes y recursos, y ocupaba el segundo cargo de la organización criminal dentro del territorio nacional”, recalcó el ministro.

El viernes, “El Colla” se presentó sorpresivamente ante las instalaciones de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen, por lo que fue llevado ante un juez.

Durante el encuentro con los investigadores del caso Marset, López sufrió una descompensación que motivó a la presencia de paramédicos y una ambulancia.

Los operativos destinados a la captura del narcotraficante uruguayo han resultado en la detención de un total de 16 individuos, de los cuales 14 permanecen bajo detención preventiva, dijo el fiscal departamental de Santa Cruz, Roger Mariaca a los medios.

Entre las personas detenidas se encuentran miembros del Servicio General de Identificación Personal (SEGIP) y de Migración, que entregaron documentación falsa a Marset y su entorno, así como también reconocidos jugadores de fútbol, exempleados y personas que aparentemente mantenían vínculos cercanos con Marset.

El narcotraficante utilizaba tres identidades diferentes con el fin de evadir la acción de la Policía: su nombre real, el de un ciudadano boliviano (Gabriel De Souza Beumer) y el de un ciudadano brasileño (Luis Paulo Amorín Santos).

Fuente: Brújula Digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio