Logo800
Últimas Noticias

Analista afirma que “Decretazo” de Milei depende del Congreso

El presidente de Argentina, Javier Milei, oficializó su “mega plan de shock económico” con el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU). Ahora su implementación depende del Congreso, afirmó en RTP Mundo el politólogo Diego Sadrinas.

” Los decretos de Necesidad y Urgencia se pueden utilizar en casos extraordinarios. Hay unos que dicen que este DNU no puede ser tratado a la ligera porque modifica de raíz la lógica de la economía de Argentina. Otros, dicen que se debe debatir cada punto. Los Decretos no se pueden discutir de forma parcial. El Congreso puede rechazar o modificar. Los partidos políticos están diciendo que se debe discutir punto por punto o que se presente una Ley”.

El experto citó, como un ejemplo, la necesidad de cambiar la Ley de Alquileres, a la que calificó de “intervencionista”, ya que no generaba incentivos a la oferta. Dijo que ahora Javier Milei propone una libertad absoluta para imponer el tipo de moneda y que las partes pacten. Reafirmó que este Decreto tiene cosas interesantes, relevantes, pero que deben ser debatidas en el Congreso. “En toda la historia democrática de Argentina nunca un Decreto del Ejecutivo fue rechazado por el Legislativo”.

El miércoles pasado, en un mensaje grabado transmitido por cadena nacional, Javier Milei anunció la firma de un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que incluye más de 300 medidas para desregular la economía, de las que nombró 30.

“Comenzamos formalmente el camino de la reconstrucción”, dijo el mandatario, que se describe como libertario y que asumió la presidencia del país hace menos de dos semanas con el objetivo de reducir de forma drástica el tamaño del Estado.

El texto del decreto tiene 83 páginas y contiene 366 artículos. En el segundo de ellos establece la “desregulación del comercio, los servicios y la industria en todo el territorio nacional”, al tiempo que otorga al Estado la facultad de promover “un sistema económico basado en decisiones libres”.

Además, se indica que quedarán sin efecto todas las restricciones a la oferta de bienes y servicios, así como toda exigencia normativa que distorsione los precios de mercado, impida la libre iniciativa privada o evite la interacción espontánea de la oferta y de la demanda”.

Tras la “mega” propuesta económica, se registró el primer “cacelorazo”. Medios locales en Argentina difundieron imágenes de multitudes que hacían golpear sus cacerolas como protesta en ciudades como Rosario, Mar del Plata, Córdoba o Buenos Aires.

En esa línea, diputados y senadores también expresan sus posiciones sobre el DNU y hablan de una “ley espejo”, con el mismo contenido, para que pueda ser discutida artículo por artículo, ya que según Infobae hay “graves inconsistencias”, en los 366 artículos que componen esa norma.

En tanto, en la Casa Rosada afirman que la iniciativa del Ejecutivo “es a todo o nada”. Así que en cadena nacional, Milei desafió a “la política” a “obstruir el proceso histórico” que él pretende encabezar y dobló la apuesta al afirmar que los legisladores que rechacen la medida “quedarán en evidencia frente a los argentinos que ellos son los que están en contra del progreso y va a quedar bien en claro quién es casta”. Milei alega que pretende reducir el Estado y eliminar el déficit público para que la economía vuelva a crecer, en medio de una inflación cercana al 200 % anual y una pobreza del 40 %.

El mandatario descalificó las protestas que estallaron contra el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU)  “Puede ser que haya gente que sufre el síndrome de Estocolmo, están abrazados al modelo que los empobrece, pero esa no es la mayoría de la Argentina”, dijo el mandatario en una entrevista con Radio Rivadavia en la que aseguró que “también hay gente que mira con nostalgia, amor y cariño al comunismo”.

Tal cual establece la Ley 26.122 que regula los Decretos de Necesidad y Urgencia, el jefe de Gabinete, Nicolás Posse, debe enviar la iniciativa dentro de los próximos 10 días a la Comisión Bicameral Permanente de Trámite Legislativo, conformada por 8 diputadas y 8 senadores- Una vez que ingrese a cada Cámara, en el recinto, los diputados y senadores solo tienen margen para aprobar o rechazar el DNU.

No pueden modificar la letra del texto girado por el Poder Ejecutivo. En esta instancia, la aceptación o rechazo del decreto debe contar con el voto de la mayoría absoluta (la mitad más uno) de los miembros presentes. Al igual que la bicameral, ambas Cámaras pueden sesionar aún si el Presidente no convoca a sesiones extraordinarias o no incluye el decreto en el temario. 

Con datos de RTP Mundo, BBC, RT, Infobae. Agencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbase a nuestra Newsletter

RTP Bolivia ® 2023

Scroll al inicio